Deporte de competición: Orientaciones pedagógicas a los padres (Parte I)

Cuando damos una vuelta por los campos y pistas de juego donde se disputan partidos de diferentes categorías, del llamado “deporte de base”, a menudo escuchamos a los padres expresiones entusiastas, pero desmedidas por falta de criterio, tales como: ¡tira! ¡pasa! ¡presiona…! Cuando no palabras soeces o de falta de educación y respeto al destinatario.

No ponemos en duda que todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Pero con actuaciones de esta naturaleza, ¿estamos convencidos de que lo estamos consiguiendo?

Los padres a los que nos referimos, provenientes principalmente de generaciones con menos recursos para el ocio, caemos a veces (y con sentido autocrítico también me incluiré personalmente entre ellos) en un proteccionismo tan exagerado, que queremos jugar los partidos a través de nuestros hijos. Como algo metafísico, nos proyectamos sobre ellos y suplantamos su personalidad, queriendo pensar y decidir en todo momento (dentro y fuera del juego) por ellos. También en ocasiones manifestamos egoísmo y egocentrismo, despreciando los valores del equipo. O bien proferimos insultos o desconsideraciones al árbitro, a los jugadores y técnicos del equipo contrario, o lo que resulta más lamentable, al entrenador propio y a los compañeros del equipo.

¿Es acaso esto que habitualmente hacemos lo mejor para nuestros hijos? ¿Es ese el modelo que queremos ofrecer a nuestros hijos? ¿Realmente disfrutan nuestros hijos con la presión a la que les sometemos? Evidentemente la respuesta es NO.

Ya nadie cuestiona los beneficios físicos, psicológicos y sociales que se obtienen con la práctica deportiva. Y muy especialmente con la del deporte de competición, como una educación para la vida en la que hay que ser fuerte y competitivo para vivir en sociedad. Pero ¡atención! una sana competencia. Porque no solo está en juego la evolución física de nuestros hijos, su fuerza física y mental. Además, nos preocupan sus emociones, sus sentimientos, su creatividad, su capacidad de expresión y el desarrollo de valores personales y sociales fundamentales: ¿acaso solo importa ganar? ¿ganar a cualquier costa? ¿se respeta? ¿somos tolerantes ante el fallo? ¿egoísmo o equipo? La contestación a éstas y otras preguntas influirán en la personalidad de nuestros hijos. Y los padres tenemos una gran responsabilidad en ayudarles a encontrar las respuestas adecuadas.

Para facilitar el camino, vamos a editar una serie de artículos para intentar guiar/nos a los padres en esa difícil labor de educar a nuestros hijos. Y para ello nos serviremos de la GUÍA PARA PADRES. DEPORTE ESCOLAR, elaborada por Emilio Hernández Núñez, pedagogo de la Fundación Universidad-Empresa ADEIT, que fue presentada en el I Congreso de Deporte en Edad Escolar celebrado en Valencia del 27 al 29 de octubre de 2005.

Queremos pues significar nuestro agradecimiento a Emilio Hernández Núñez, por su contribución a la educación deportiva y por cedernos gentilmente el texto, que adaptaremos y reproduciremos en diferentes capítulos como una nueva sección de esta revista.

 

José Luis Jaraiz

Jefe de Sección de Promoción Deportiva

Servicio de Deportes Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes

Polideportivo Municipal Dehesa Boyal

Menú
Abrir chat
1
¡Hola! En Sanse Deporte sabemos de casi todo lo relacionado al deporte, de San Sebastián de los Reyes. Pero no te preocupes, pues lo que no sabemos, lo averiguamos y te lo contamos a la mayor brevedad posible. ¿En qué puedo ayudarte?